Volver a construir mejor: ciudades, sostenibilidad y COVID-19

Nicholas Church - Schréder Hyperion
Nicholas Church
Global Business Development Manager for Smart Cities

Los acontecimientos de los últimos 18 meses han cambiado radicalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relajamos. La forma de usar el espacio en las ciudades no se sustrae de ello, y los centros urbanos de todo el mundo reflexionan sobre la manera de reconstruir, estructurar e invertir en las zonas a medida que vamos dejando atrás el confinamiento y nos volvemos a reunir con amigos, seres queridos y compañeros de trabajo.  
 
Las ciudades de todo el mundo han venido adoptando prácticas más sostenibles durante décadas, y la pandemia nos brinda una oportunidad para volver a construir mejor. Los nuevos sistemas de iluminación necesitan garantizar la seguridad, proteger el mundo natural y minimizar el uso de recursos. ¿Qué significa esto para las ciudades de todo el mundo? ¿Cómo es posible incrementar la sostenibilidad según termine la pandemia? Nicholas Church, director internacional de desarrollo de negocio para ciudades inteligentes, nos explica su punto de vista.
 

Empecemos con una visión de conjunto: ¿cuánto cambiarán las ciudades?  

Creo que las ciudades van a permanecer. Muchos cataclismos históricos, como la peste negra, la bomba atómica o la caída del Imperio Romano han tenido un efecto sorprendentemente poco duradero en las ciudades. La tecnología o la innovación, sin embargo, son capaces de cambiar la apariencia de las ciudades, y acontecimientos como la pandemia aceleran estos cambios. Hoy, esta aceleración se incrementa por el hecho de que las ciudades se centran en objetivos ecológicos y de cero emisiones de carbono.  

Smog free Chinese cities are inspiring local authorities to strive harder for zero carbon cities and lighting can play an important role

Las imágenes de ciudades chinas sin contaminación atmosférica o de los cielos sin aviones han impresionado a los dirigentes de todo el planeta. Una vez más, esto ha confirmado las convicciones de que enfrentarse al cambio climático es una prioridad de este siglo, independientemente de la COVID-19. 
 

¿Puede la iluminación contribuir realmente en tan gran medida?  

El primer paso para conseguir los objetivos de emisiones cero de carbono es fácil: la mayoría de las ciudades pueden ahorrar hasta un 50% en su factura energética con tan solo cambiar a iluminación LED, así que les animaríamos a hacerlo. Los sistemas de control inteligentes pueden añadir una reducción extra de un 30% en ahorro de energía mediante la adaptación dinámica de la luz a las necesidades particulares de las ciudades (con elementos como sensores meteorológicos y de presencia, o la monitorización del tráfico). Pero las ventajas no terminan aquí; la gestión de recursos y la optimización del mantenimiento también cuentan, y mucho, y vincular los recursos de iluminación a los demás sistemas de la ciudad mejora la seguridad, por ejemplo. Esta es tan solo una de las muchas cosas que la digitalización y la conectividad en la iluminación pueden conseguir
 
Según el programa medioambiental de la ONU, el 15% de la energía mundial se usa para la iluminación. Así que la implantación de LED va a tener aquí una gran influencia. Si se puede conseguir un ahorro de energía del 50%, y estas luces duran 25 veces más que las lámparas de incandescencia, el potencial para conseguir cero emisiones netas de carbono es evidente. Este mismo contexto sirve para los cielos oscuros y la protección de los hábitats naturales, a los que pueden beneficiar igualmente los sistemas de control.
 
Schréder participa en distintos organismos y consorcios de normalización, que ayudan al sector a evolucionar en beneficio de ciudades y ciudadanos, con el advenimiento de tecnologías revolucionarias. Creo que, para el futuro, tiene sentido introducir algún tipo de sistema de crédito de carbono para recompensar a las ciudades que adoptan opciones sostenibles. 
 

¿Cómo de fácil es integrar funcionalidades sostenibles? 

¡Mucho! Solo hay que ver el programa del Valle de Oerias en Portugal: quieren hacer un Silicon Valley de habla portuguesa. En cada etapa, los planificadores pensaban en sostenibilidad por diseño. Por eso decidieron instalar una SHUFFLE con luz, Wi-Fi, CCTV, un cargador de vehículos eléctricos y un sistema de control Schréder EXEDRA en cada uno de sus 17 distritos. 

SHUFFLE light columns can be fitted with EV chargers and other features to provide more ecological infrastructure to towns and cities

Con un conjunto de puntos de carga normales y ultrarrápidos, han creado la red de carga de vehículos eléctricos más extensa del país, que será capaz de cargar hasta 80.000 km al día. Esto se traduce en una eliminación de combustibles fósiles equivalente a 5.662 litros de diésel y 6.471 litros de gasolina. Supone un cambio enorme. Oeiras se ha reafirmado en la movilidad eléctrica, enmarcada en una estrategia de ciudad inteligente, y es una región extremadamente atractiva: cerca de Lisboa, una gran comunidad de I+D, y un montón de empresas multinacionales que tienen allí su sede. ¡Es gratificante ver que su estrategia de iluminación forma parte de todo esto! 


¿Y qué es lo siguiente?  

Cuando observamos la iluminación conectada, claramente una de las razones para implementar un sistema es ahorrar energía. Pero eso, hasta cierto punto, es obvio. Desde otro punto de vista, la iluminación está en todas partes, conectada a la red, allá arriba, y es una infraestructura urbana bien mantenida que proporciona la plataforma perfecta sobre la que basar otros servicios. Los flujos de tráfico están cambiando a consecuencia del trabajo desde casa, la utilización del espacio público está cambiando porque la pandemia ha afectado a las políticas (p. ej., terrazas de bares en plazas de aparcamiento), y quién sabe cuáles serán los requisitos para los vehículos sin conductor. 

La iluminación puede proporcionar una plataforma para facilitar esas aplicaciones, sobre todo cuando sea necesario el procesamiento «en la frontera». La COVID ha agilizado la motivación de las ciudades para hacerse más ecológicas, pero escoger sistemas modulares abiertos significará estar preparados para lo que depare el futuro. ¡Nosotros, en Schréder, podemos ayudar, así que sigamos en contacto!
 

Acerca del autor
Apasionado por construir un futuro sostenible, Nicholas se incorporó a Schréder Hyperion, nuestro Centro de excelencia para la ciudad inteligente, cuando este se inauguró en 2019 en Lisboa. Se dedica a desarrollar sistemas de control de la iluminación exterior que posibilitan a las ciudades la construcción de sistemas de iluminación FutureProof para proyectos de ciudad inteligente. Hoy preside el grupo de trabajo de marketing de UCIFI, cuyo objetivo es apoyar y hacer crecer la alianza UCIFI en su intento de romper barreras y hacer más abiertas las tecnologías de la ciudad inteligente. Nicholas estudió Ingeniería Civil en el Imperial College de Londres, hizo un Erasmus en Francia y ahora vive en Portugal.

Conecte con Nicholas en LinkedIn.