Personas en la iluminación: Joost Boot

Joost Boot - FAE - Schréder b.v.
Joost Boot
FAE - Schréder

Las empresas se caracterizan por las personas que trabajan para ellas: durante más de un siglo, Schréder ha estado a la vanguardia de la iluminación gracias a sus empleados de todo el mundo. A lo largo de 2022 nos estamos centrando en las personas que hacen de Schréder lo que es, repasando sus trayectorias profesionales, sus proyectos emblemáticos y sus ideas sobre el futuro de la iluminación.


Schréder ha estado ayudando a algunas de las ciudades más grandes del mundo a crear entornos urbanos atractivos durante décadas. La iluminación de calidad siempre fue una inversión sólida, pero ahora, en un mundo conectado, las soluciones de Internet de las cosas (IoT) se traducen en que las ciudades puedan crear sistemas que lo combinen todo, desde carga de vehículos eléctricos a altavoces interactivos. Nuestro sector de ciudades inteligentes se ha ido haciendo cada vez más fuerte, impulsado por una nueva generación de empleados de Schréder que piensan en la iluminación como forma de dar rienda suelta a todo el potencial de las ciudades.

Joost Boot es ingeniero de aplicaciones de campo y trabaja en Rhenen, en los Países Bajos. Se incorporó a la empresa en septiembre de 2020 después de estudiar comunicación empresarial. Siendo becario en Schréder en su último año, encontró la forma de combinar su pasión por la ingeniería con las ciudades inteligentes para terminar formando parte del equipo ya de manera permanente. Ahora trabaja con clientes de los Países Bajos en IoT, iluminación y más.
 

Siempre me ha interesado la domótica…

En casa de mis padres construimos todo un centro de domótica específico que iba más allá de los sistemas habituales. Lo construimos desde el inicio, codificando el hardware y conectándolo con plataformas de código abierto. Luz, calefacción, persianas, cámaras de seguridad, monitorización de la energía… todo. 


Ahora llevo mi pasión a ciudades enteras…

Siempre he encontrado interesantes las tecnologías de ciudad inteligente, y aquí, en los Países Bajos, hay mucha inversión en infraestructura en general y, desde los años 2000, muy concretamente en tecnología. Hay desarrollos como los de Wi-Fi urbana, pero ser una ciudad inteligente no se limita solo a la tecnología. Por ejemplo, hay que resolver el problema de la movilidad. Se puede impedir el paso a ciertos coches a determinadas zonas de la ciudad, pero también se necesitan incentivos. Puedes conseguir que la gente aparque, pero si les das transporte público gratuito durante un día, eso ya es otra cosa… además del palo, necesitas la zanahoria.


La iluminación puede marcar una gran diferencia en seguridad…

Trabajé en un proyecto de autopistas cuyas obras, atascos y demás se monitorizan constantemente. Los datos se utilizan para enviarlos a la policía y a los equipos de ambulancias según sea necesario, pero iluminación inteligente significa poder reducir el riesgo para todo el mundo. Existe una solución de control que permite aumentar los niveles de iluminación en zonas en las que ha habido un accidente: el sistema con el que trabajamos en Holanda Septentrional se amortizó en dos años y medio e hizo más segura la conducción.


Las jornadas corrientes no existen…

¡Si tuviera una tarjeta de visita, sería de tamaño A4! Ser ingeniero de aplicaciones de campo significa hacer toda clase de cosas. Soy el mannetje voor alles, como decimos en holandés. Esto significa trabajar con los clientes, ayudarles con sus instalaciones existentes y también colaborar con los desarrolladores en el otro lado del ciclo para probar productos, comercializar nuevas ideas, compartir ideas internacionalmente con colegas, prestar apoyo al proceso de ventas, y, en mi caso, incluso estoy haciendo un poco de comunicación de marketing.
 

Estoy justo en la frontera entre el cliente y nuestros productos…

Salgo a dar formación a clientes sobre el uso de Schréder EXEDRA, nuestra plataforma para ciudades inteligentes, que controla miles de luminarias en sistemas de todo el país. Ir sobre el terreno para realizar la instalación y mantenimiento de la iluminación normalmente se hace por la noche, así que mis horarios tienen que ser flexibles para adaptarse a ello. Algo de lo que estamos muy orgullosos en Schréder es lo cerca que estamos del cliente, una estrategia que nos diferencia. 

Joost Boot, un FAE de Schréder, pasa tiempo in situ asegurándose de que nuestra iluminación inteligente funciona perfectamente.


Y eso significa dejarles escoger lo que les conviene…

Por lo que respecta a Schréder EXEDRA, es verdaderamente interoperable, lo que significa que las ciudades pueden escoger los sistemas que deseen integrar en él. Hablo con mucha gente sobre nuestra idea de que las normas abiertas son el futuro, y esto tiene repercusión.


Tenemos una estupenda relación con Groninga…

Nos gusta la competencia, explorar cosas nuevas, y la ciudad ha sido un socio extraordinario. Nos dicen: «aquí hay una zona industrial para probar cosas nuevas y que nos digáis cómo va». Nosotros les preguntamos lo que piensan del sistema, lo que es fácil, lo que es difícil… Aquí podemos probar y mejorar constantemente muchos de nuestros productos. En estos momentos estamos con un proyecto piloto con Owlet IV, así que no perdamos de vista este espacio.
 

Las ciudades inteligentes necesitan ideas inteligentes… 

Si se combinan diferentes sistemas y se les hace un seguimiento eficiente, todo cuadra: en una ciudad, esto puede significar combinar sistemas de iluminación y tráfico para resaltar el mejor camino, llevar a la gente por la dirección correcta o quizá reducir los niveles de luz en zonas residenciales para aumentar la comodidad. Hay mucha tecnología en marcha, pero mucha de ella funciona aisladamente. Por eso creo que las ciudades inteligentes tienen que pensar de otra forma. Las ciudades inteligentes deben crear soluciones reuniendo distintas áreas de conocimiento para mejorar nuestra forma de trabajar y de vivir.


Nuestro objetivo es tender puentes para salvar la distancia entre las soluciones para ciudades inteligentes, sacándolas de su aislamiento...

Para crear sistemas fáciles de usar que beneficien a la ciudad mejorando la vida diaria de sus residentes. Un magnífico ejemplo de proyecto que hace esto muy bien es el del Bois de la Cambre en Bruselas. Es muy simple; reduce las emisiones de carbono de la instalación de iluminación y maximiza la seguridad en un paquete fácil de usar, y en esto radica su genialidad.

Las farolas de Bois de la Cambre se atenúan al 50% cuando hay menos tráfico en las carreteras


Estoy verdaderamente orgulloso de…

La filosofía de aquí. Internamente, tenemos total libertad para intercambiar ideas y defender lo que pensamos que es el camino correcto. Hay un fuerte sentido de identidad corporativa, posiblemente porque se trata de una empresa familiar. Empecé durante la pandemia y la incorporación en un entorno virtual fue dura. Pero pronto conocí a unos compañeros estupendos que me animaron y me orientaron, y aquí hay auténtica determinación. ¡Nunca tiran la toalla! Ya sé que suena bastante cursi, ¡pero estoy orgulloso de estar aquí!

Es posible ponerse en contacto con Joost en LinkedIn o enviarle un correo electrónico.