Manteniendo el carácter clásico: ¿Alumbrado urbano histórico totalmente nuevo?

Laszlo Kelemen - Production Leader Kandelabra & Deco products
Laszlo Kelemen
Jefe de producción de los productos Candelabro & Deco

¿Qué convierte a su ciudad en única? Su historia, sus ciudadanos, sus monumentos... esas vistas que conocen y aman tanto los lugareños como los turistas. Pero el verdadero carácter de un lugar es algo más profundo: se trata del ADN que entreteje su fibra íntima; son los pequeños detalles que siglo tras siglo han puesto allí las generaciones anteriores de arquitectos, urbanistas y ciudadanos.

Cambiar cosas como la iluminación histórica puede ser una nota discordante, pero, al mismo tiempo, el cambio es necesario. Las ciudades se benefician de una iluminación moderna que ahorra energía, reduce el deslumbramiento y, sobre todo, saca a relucir su carácter.

Hallamos la respuesta a este dilema en la pequeña ciudad de Pilisszentiván, a poca distancia de Budapest, la capital de Hungría.
En el exterior, vemos una colección de faroles de hierro forjado que parecen ser de la época del Imperio austrohúngaro.
Siendo y no al mismo tiempo: las luminarias de factura reciente, siguiendo los libros de diseño de forja del siglo XIX.
El edificio alberga la unidad Kandelàber de Schréder Hungría, donde las fabricamos totalmente nuevas, manteniendo el estilo clásico.

Seguro que en ningún lugar del mundo se ha alcanzado este nivel de experiencia y pasión a la hora de recrear un equipamiento de iluminación histórico.
Al haber crecido en Hungría, yo ya estaba acostumbrado a ver hermosos pueblos y ciudades pintorescas iluminados con candelabros de estética antigua.
Cuando me incorporé a una de las empresas de iluminación más grandes del mundo, nunca esperé ponerme al cargo de esta unidad de producción, pero ahora estoy muy orgulloso de nuestros productos clásicos.

 

La flexibilidad nos ha convertido en lo que somos: tenemos un montón de productos personalizados, de los que Kandelàber podría ser el mejor ejemplo. Nos encanta trabajar con los clientes para recrear fielmente su patrimonio de iluminación, adaptándolo al mundo moderno.

 

¿Un toque sofisticado para su centro turístico?

Kandelàber se inició en los años 80 - una curiosa historia que contar en otra ocasión - y creció con las brigadas socialistas que restauraron los dispositivos clásicos de candelabro de Budapest, para finalmente formar parte de la red global de Schréder en 47 países. Kandelàber ha recreado primorosamente dispositivos de iluminación patrimoniales totalmente nuevos en instalaciones tan diversas como el Palacio de Schönbrunn, los castillos de Laxenburg en Viena o la estación de tren de Zúrich.

Incluso hay un conjunto en Japón: hace dos décadas, a un exportador se le antojaron los dispositivos ornamentales de iluminación de Europa Central y pidió un juego completo de candelabros vacíos, que se adaptaron a los parámetros locales. Todavía les suministramos piezas.

En el taller, mis compañeros trabajan columnas de metal de una forja calentada a 900 °C antes de tornear las elegantes curvas que son la seña de identidad de Kandelàber.
La mayoría de los candelabros tienen una base de fundición de hierro y decoraciones en hierro forjado con unas pocas modificaciones sobre el diseño original: por ejemplo, la polea que servía para bajar y encender la lámpara ya no es necesaria en la era de los LED y las plataformas elevadoras.

Nuestra atención por el detalle roza la obsesión.
 

En la oficina de forjado, tenemos una importante colección de manuales de herrería del siglo XVIII, postales antiguas (para ver cómo era el alumbrado viario) y libros de texto sobre metalurgia en letra gótica.
Empezamos trabajando en los puentes que cruzaban el Danubio.
Hicimos una presentación en imágenes de la historia de Budapest, y luego ampliamos las imágenes de los candelabros del fondo de postales y revistas para mostrar el detalle de estas lámparas ornamentadas.
Estamos ansiosos por trabajar con más ciudades de todo el mundo, ayudándoles a preservar su historia mientras cumplimos la normativa medioambiental y de iluminación del futuro.

 

Nueva tecnología en faroles clásicos

Aunque las técnicas son del pasado, Kandelàber tiene puestas sus miras en proyectos nuevos.
Al compartir los diseños originales de los archivos municipales, se pueden encargar réplicas de luminarias a partir de los modelos que quedan, como hizo Budapest con los faroles antiguos de hierro forjado para la plaza de los Héroes.
La ciudad quería instalar una iluminación LED controlada mediante el sistema de Internet de las cosas (IoT) Owlet a lo largo del Dózsa György út, el bulevar junto a la plaza de los Héroes, sin alterar la peculiar estética que confiere encanto a este distrito.
Hicimos posible que consiguieran su objetivo forjando faroles totalmente nuevos que eran imposibles de distinguir de los antiguos.

Esto mismo hicimos en Brujas. Esta joya del patrimonio flamenco atrae turistas de todo el mundo durante todo el año.
La ciudad necesitaba sustituir todos los faroles del centro de la ciudad, y que pareciera que nada había cambiado.
Estamos en el proceso de fabricar 2.700 faroles LED preparados para la IoT que no desentonan con la perfecta imagen medieval de las calles de Brujas, pero mejoran la eficiencia energética.
A las autoridades locales les encantó la réplica que Kandelàber fue capaz de hacer con tecnología moderna en su interior, sin renunciar al encanto antiguo de la ciudad.

Disponemos de una fábrica de iluminación grande y moderna in situ, junto a la forja, en la que fabricamos varios modelos del catálogo de Schréder.
Siempre hay alguien, sobre todo los que son nuevos en Schréder, que pregunta qué es Kandelàber y por qué tenemos una forja. En cuanto ven los productos, lo comprenden.

¡Recrear la iluminación del pasado jamás tuvo un futuro tan prometedor! Desde luego, es una parte poco convencional de mi trabajo, pero me encanta ayudar a las ciudades a crear una iluminación «histórica» totalmente nueva que conserve su carácter intacto.

Acerca del autor

Fascinado por la iluminación, Laszlo ha trabajado durante más de 30 años en Schréder, donde desarrolló rápidamente una auténtica pasión por ayudar a pueblos y ciudades a preservar sus antiguos faroles.
Su vasta experiencia le convierte en una persona imprescindible: puede reconstruir, rediseñar y recrear productos tan buenos y auténticos como los originales, cumpliendo con las normativas de iluminación.