Plan de acción de energía y clima de la ciudad de París

10,000 luminarias LED eficientes que ayudarán a la ciudad a reducir su consumo en un 30% para el 2020

Como parte del Plan de Acción de Energía y Clima, que la ciudad de París puso en marcha en 2007, esta se ha comprometido a reducir el consumo de energía para su alumbrado público en un 30% para el año 2020.
La ciudad que cuenta con muchos sitios culturales e históricos que atraen a turistas de todo el mundo, quiere un sistema de alumbrado público que sea lo más ecológica posible, sin perder la chispa de la Ciudad de la Luz.

Un cambio a luminarias LED que consumen mucho menos energía era una elección obvia.
Evesa, la empresa encargada del alumbrado público de la ciudad lanzó una licitación como parte de una primera fase de despliegue para sustituir 10.000 luminarias durante un periodo de 30 meses.

Además de los requisitos de eficiencia energética a través del tiempo (manteniendo los niveles de luz en 95% a 50.000 horas), las luminarias tenían que cumplir con otros criterios técnicos (por ejemplo, la dirección IP y los niveles de CI) y los criterios estéticos impuestos por la ciudad. De hecho, la ciudad de París está muy unida a su línea de muebles de iluminación, que se caracteriza por las formas redondeadas. .

Schréder hizo frente al desafío y ganó la licitación con Citea NG.

 

Rue du Château Landon
París

Era obvio que la única manera de satisfacer todos los criterios, fue rediseñar la luminaria Citea. El diseño estético de esta clásica luminaria Schréder ya había sido aprobado por la Comisión de mobiliario urbano. Hemos reconstruido por completo el motor fotométrico de la luminaria para integrar 56 LEDs de 87W, con una temperatura de color de 3.000 K que cumpliera con los requisitos de salida de luz en el largo plazo.

Vincent Jacquet
Director regional de Ile-de-France de Schréder

La Citea GN fue diseñada con varias opciones de montaje (post-top, entrada lateral, catenaria suspendida) para tener en cuenta los diferentes soportes en el paisaje parisino.

La ciudad está encantada con la nueva iluminación que ha contribuido ya a reducir el consumo de energía del alumbrado público en un 18%.