Cada industria tiene sus propias limitaciones específicas de iluminación, que hay que respetar para garantizar la eficiencia operativa y la seguridad de los empleados. La industria alimentaria, por ejemplo, necesita luminarias que se puedan desinfectar escrupulosamente con detergentes agresivos y que soporten fuertes cambios de temperatura, ya que pueden utilizarse tanto en cámaras frigoríficas como en cocinas. Las industrias maderera, papelera y textil necesitan luminarias resistentes al fuego, mientras que las líneas metalúrgicas necesitan soluciones de iluminación que soporten una elevada temperatura ambiente (hasta 70 °C).

Para todas estas industrias, Schréder puede suministrar un sistema exclusivo para:

 

Cumplir con la normativa del sector

Los requisitos legales son cada vez más exigentes en muchas industrias. Las empresas de distribución de alimentos deben cumplir normativas de seguridad como la Normativa Mundial del BRC o la Norma Internacional de Alimentos (IFS). Nuestras luminarias cumplen con el APPCC y proporcionan el CRI más alto que estas normativas exigen, de modo que los empleados puedan detectar fácilmente cualquier deficiencia en los alimentos susceptible de provocar alarmas sanitarias y acarrear costosas retiradas de productos.

 

Optimizar la productividad

Un personal más sano y feliz es también más eficaz. Las luminarias de Schréder minimizan el deslumbramiento y proporcionan una intensa luz blanca que evita la fatiga visual, los dolores de cabeza y, en definitiva, el cansancio.
También proporcionan un alto CRI, lo que resulta particularmente importante para los trabajadores de los turnos de noche, ya que les ayuda a estar más centrados y alerta. Al agudizar el nivel de concentración, se reduce el número de accidentes y se mejora la productividad.

 

Reducir costes operativos

Con su impresionante vida útil y su fiabilidad, los modernos LED hacen que las operaciones sean mucho más eficientes. Estos reducen significativamente los costes de mano de obra asociados con la sustitución de lámparas de descarga obsoletas, además del gasto del producto en sí.
Equipadas con LED de alto rendimiento, nuestras luminarias no solo reducen el consumo de energía, sino que también disminuyen sustancialmente los gastos de mantenimiento, contribuyendo así a que su negocio prospere. De hecho, cuando se combinan con nuestro sistema de control, nuestras luminarias pueden reducir la energía y los costes operativos hasta en un 80%.

 

Conseguir una rápida amortización

Hasta el 40% del uso de electricidad de un edificio se destina a la iluminación. Al invertir en nuestras luminarias de baja energía, se beneficiará de un periodo de amortización promedio de menos de 3 años, con unos dispositivos que duran más de 10 años. La reducción significativa en costes de energía y mantenimiento se traduce en ahorro y en el consiguiente aumento de la rentabilidad.
Añadiendo nuestro sistema de control con sensores, que se puede integrar perfectamente con los sistemas de gestión ya existentes en el edificio, mejora aún más el coste total de propiedad de nuestras soluciones de iluminación.